Boliche “Doña Cata”

Senador Quindimil 3000 (esq. Paso de Burgos)

Hace más de setenta años que el almacén y despacho de bebidas Doña Cata, en la esquina de Senador Quindimil y Paso de Burgos, resiste el paso del tiempo, como una postal inmóvil de cuando el barrio llevaba el nombre de Barracas al Sur y sus cuadras estaban pobladas de salares, curtiembres y fábricas en funcionamiento. Todo es tranquilo ahora en el último despacho de bebidas de Valentín Alsina. Varios parroquianos ocupan las mesas y el mostrador a la hora del vermut. Un sifón, un vino y una tele encendida con el volumen bajo que transmite un partido del Nacional B. De fondo, una radio revive un puñado de tangos eternos. Si se presta atención se suelen escuchar los relatos atorrantes del Turco Juan cuando las visitas de Osvaldo Tarantino eran moneda corriente en el barrio, o las historias de Don Lebuchorskyj (hijo del dueño original del despacho de bebidas, uno de los primeros ucranianos en llegar a trabajar a Valentín Alsina), que narra peleas de cuchilleros en la vereda del bar en primera persona.

[nggallery id=5]